Saltar al contenido

Mamba Negra (D. Polylepis)

mamba negra

La Mamba negra es una serpiente extremadamente venenosa perteneciente a la familia Elapidae que habita en el África Subsahariana, es decir los países del continente Africano que no limitan con el mar mediterráneo. Es la segunda serpiente venenosa más grande después de la Cobra Real, se han conseguido ejemplares de mambas negras de hasta 4 m de longitud, normalmente esta especie suele medir entre 2 y 3 m en su edad adulta, el color de su piel puede ir desde el gris hasta el marrón, las mambas jóvenes tienen un color más pálido que se va oscureciendo a medida que van creciendo.

Características de la Serpiente Mamba Negra

Dendroaspis Polylepis es una serpiente relativamente delgada, posee una cabeza en forma de sarcofago que se diferencia claramente del resto de su cuerpo, los ejemplares adultos de esta especie pueden medir de 2 a 3 m de longitud, en vida salvaje se han llegado a encontrar especímenes de hasta 4 m de largo. A pesar de llamarse «Mamba Negra» esta culebra no suele desarrollar un color negro en su piel, lleva ese nombre gracias a su boca que suele tener un color gris azulado casi negro la cual abre cuando se siente amenazada, el color característico de la mamba negra va desde el gris hasta un tono marrón oscuro, sin embargo las especies jóvenes tienen un color que va desde el verde claro hasta el gris pálido.

Un estudio realizado con 7 ejemplares de mambas negras dio como resultado que el peso medio de esta especie es de 1,03 kg, de las 7 mambas una de ella pesaba 520 g con 1.01m de longitud y la más adulta pesaba 2,4 kg con 2,47 m de longitud, poseen una cola larga y delgada que comúnmente es del mismo color que el de su cuerpo.

mamba dendroaspis

¿Dónde Vive la Mamba Negra?

La distribución geográfica de esta serpiente se extiende en más de una decena de países que van desde Etiopía, Camerún, Kenia y Uganda hasta Mozambique, Angola, Namibia, Malawi y las República Centroafricana. A pesar de ser Víboras nativas del áfrica subsahariana no se tienen registros de que esta especie habite en la África Occidental.

Hábitat de la Serpiente Mamba

La serpiente mamba negra es una especie terrestre y arbórea, suele encontrarse en zonas semiáridas, bosques pocos densos y matorrales. También suelen encontrarse especies en sabanas húmedas y en tierras bajas, no habita en zonas con alturas mayores a 1000 m, sin embargo en Zambia y Kenia habitan especies de Dendroaspis Polylepis que viven a más de 1500 m de altitud, pueden vivir en madrigueras abandonadas, grietas de rocas, en el follaje de los árboles y en agujeros.

mamba negra

¿Qué Comen las Mambas Negras?

Esta especie de serpiente venenosa suele alimentarse de pequeñas aves y polluelos, también comen ranas, roedores, lagartijas y pequeños mamíferos, suelen cazar cerca de su guarida a la cual vuelven después de alimentarse si no se detecta alguna diferencia o intruso en ella. Las mambas negras también tienen depredadores en potencia como lo son las mangostas, las aves rapaces como las Águilas culebreras sombrías y pechinegras, el búho moro también suele cazar esta especie de culebras.

Comportamiento de la Mamba Negra

Es una especie terrestre y arbórea, se desplaza levantando la cabeza y cuello, pueden desarrollar velocidades que rondan entre los 15 y 20 km/h, pueden subir en árboles con gran facilidad, estas serpientes se mueven en su propio territorio siempre y cuando haya suficiente alimento, no se les considera una especie territorial sin embargo puede llegar a atacar o sentirse amenazada si te encuentras a menos de 40 m de su territorio. Toman el sol entre las 7 y 10 de la mañana y luego entre las 2 y 4 de la tarde.

Algo característico en estas serpientes es que al sentirse amenazadas pueden levantar hasta el 40% de su cuerpo, abrir la boca y desplegar una pequeña capucha parecida a las de las cobras. En caso de encontrarse un ejemplar de mamba negra es muy recomendado no hacer movimiento bruscos ya que puede atacar en cuestiones de segundos y propinar varias mordidas letalmente graves para la vida de un humano, a pesar de ser serpientes extremadamente venenosas y peligrosas no suelen atacar de la nada, ni siquiera estamos dentro de su dieta por lo cual solo nos atacará si intentamos manipularlas o permanecemos muy cerca de ellas.